About
5avg.rating 59 votes.

Muchas marcas son famosas ayudado con Alemania a lo largo de la Segunda Conflagración Mundial o sido inventadas en los agitados años en los que los adeptos de Hitler permanecieron en el lograr. Aunque, 1 de los asuntos más raros, próximo con el de la famosa firma de vestimenta Hugo Boss, es el de Fanta. Y es que, este popular refresco nació a lo largo de el gobierno nazi como contestación al arollador monopolio de Coca-Cola.

fanta nazi

fanta nazi

La manufactura de esta bebida, que posee millones de consumidores a nivel global, tiene sus orígenes a 1942. Ese año Alemania aunque había comenzado la conocida como «Operación Barbarroja», por medio de la que los nacionalsocialistas aspiraban tomar posesión la Unión Soviética. En cambio, y en contra de sus planes, fueron detenidos por las tropas rojo.

Los contrariedades de los nazis empezaban a ser cada tiempo más graves, y, preciso en ese instante, surgió otra complicación: Coca-Cola decidió dejar de mandar el medicamento con el que se elaboraba su bebida a los alemanes, conforme declara el historiador y periodista Jesús Hernández en su tomo «Historias increíbles de la Segunda Conflagración Mundial» (el cual da a conocer en su bitacora personal).

Coca-Cola en la Alemania nazi

Y es que, en contra de lo que pueda convenir, los germanos eran enormes adeptos de esta gaseosa nacido en EE.UU. «Antes de que detonase la Segunda Conflagración Mundial, en Alemania se comercializaban aproximadamente 5 millones de envases de Coca-Cola anuales, producidas en las 43 fábricas que la marca tenía en el país» declara Hernández.

Aunque, y curiosamente, desde que esta gaseosa llegó a Alemania en 1930, Coca-Cola había probado suerte por mostrarse como una marca específico que sólo existía en este país. De esta manera, se aseguraban un viejo número de ventas en un circunscripción en el que los bienes propios eran superior apreciados. «Por ejemplo, los prisioneros germanos que serían trasladados a lo largo de la contienda a Estados Unidos se sorprendían de que allí se vendiese Asimismo esa bebida» determina el historiador.

De esta manera, y desde su arribada a Alemania incluso inicio de la conflagración, Coca-Cola estuvo presente de manera masiva en el país por medio de su dependiente germana «Coca-Cola GmbH». De hecho, esta bebida bancal tan vendida que inclusive Hermann Goering (mano derecha de Hitler y comandante de la fuerza aérea nazi) favoreció la propagación de la empresa, no obstante con un cotilla propósito: «Su objetivo termino bancal nacionalizar la compañía y apropiarse de la fórmula que posibilitaba su fabricación», declara Hernández.

El contrariedad llegó en diciembre de 1941, en el momento que los EE.UU entraron en la conflagración, aunque que las relaciones entre Coca-Cola GmbH y la compañía raíz se cortaron. «Los empresarios alemanes dueños de las embotelladoras -entre ellos Max Schmeling, el campeón mundial de boxeo- se hayaron con la imposibilidad de perseguir fabricando la bebida. De esta manera ya que, el director de Coca-Cola GmbH, Max Keith, quien ocupaba el cargo desde 1938, decidió crear una nueva bebida que permitiera rentabilizar las costosas instalaciones y seguir de esta manera con el negocio» sentencia el hábil.

Nace Fanta

Conforme declara Hernández, en ese instante comenzaron las pruebas para crear un novedoso refresco que, minimo, alcanzara unas ventas similares a las de Coca-Cola. Detrás varios intentos se consiguió conseguir en último lugar una bebida con gusto a fruta concebida con bienes excedentes. «La fórmula bancal variable, empleo que dependía de las existencias que hubiera en cada instante, pero el brebaje solía contener fruta, pulpa de manzana empleada en la elaboración de sidra, subproductos de la manufacturera del pie, y endulzado todo ello con edulcorante y un pequeño porcentaje de azúcar» concreta el historiador.

Pero incluso faltaba el nombre. «Según Max Keith, debía ser impactante y dócil de recordar» establece Hernández. En último lugar, el director propuso un concurso entre sus subalternos para resolver como apetecer al refresco. «Joe Knipp, un diestro comerciante, reflexionó acerca de las indicaciones de Keith, que les había propuesto que dejaran desaparecer su imaginación y capricho para encontrar el nombre apropiado, y propuso el de ‘Fanta’, derivándolo de la palabra Fantasie (capricho en germano)» sentencia. La idea cautivó a los directivos. La Fanta acaba de salir al mercado.

«La marca quedó registrada, se creó una botella de diseño exclusivo y la maquinaria de cesión se puso de nuevo en marcha» determina Hernández. A su tiempo, y por temor a que los probables consumidores no confiaran excesivamente en esta nueva bebida por no ser incluso una marca conocida, se recurrió a una curiosa opción. «Se decidió incluir la frase ‘es un producto de Coca-Cola GmbH’, como fianza de calidad» sentencia el historiador.

El novedoso refresco fue un logro decidido y en 1943 se vendieron 3 millones de envases, sólo 2 millones menor a de Coca-Cola en años pasadas. Aunque, y conforme Hernández, las cifras podían estar poco falseadas, ya que la Urbe compraba Fanta para «endulzar las infusiones» que se debe a que el racionamiento de azúcar bancal extremo entre los germanos. En cualquier caso, había nacido una nueva bebida, y lo había hecho bajo el gobierno nazi.

¿Colaboración?

A pesar del gran logro del refresco creado por Max Keith, continuamente se tuvo la duda de si este patrón y soñador colaboraba o no con el gobierno nazi. Y es que, por una parte, jamas se evidencio partidario de Hitler, pero, por otro, Alemania le encomendó la dirección de las desiguales delegaciones de Coca-Cola en los países ocupados.

De hecho, esta duda se mantuvo incluso termino de la conflagración. «En la sede central de la empresa, en la localidad norteamericana de Atlanta, ni sabían si Keith trabajaba para los nazis o se limitaba a amparar la manufactura de las fábricas de Coca-Cola por nobleza a la empresa» sentencia Hernández en su tomo.
Lo que, conforme el historiador, si se sabe es que Keith se ofreció a servir a la Urbe que había sufrido bombardeos transportando h20 potable con sus camiones de distribucion. Adicionalmente, al termino el directivo tuvo poco que reconocer a británicos y americanos, ya que las 43 fábricas de Fanta que existían en Alemania fueron bombardeadas hasta su destrucción por aviones aliados.

Coca-Cola, a la caza

Detrás el termino de la conflagración, Coca-Cola decidió averiguar el probable colaboracionismo con el gobierno nazi de Keith. «La empresa comprobó que el antiguo autor de la empresa no había apoyado al régimen y que inclusive había llevado a agarradera acciones encaminadas a proteger a varios subalternos que se encontraban en el apartado de mira de la Gestapo» destaca Jesús Hernández.

«En medio de un país en ruinas, se reinició prácticamente de inmediato la elaboración de Coca-Cola, de esta manera como la de Fanta, cambiando en este caso los precarios ingredientes que se habían utilizado incluso momento» sentencia el periodista. A finales de los 60 Coca-Cola compró Fanta e inició la exportación a EE.UU. Y es que, los vencedores estaban ansiosos de que sus compatriotas probaran este llamativo refresco, el cual había nacido gracias a que ellos, un día de 1941, dejaron de exportar medicamento de Coca-Cola a Alemania.

Cuatro Interrogantes a Jesús Hernández M.P.VMADRID

1-¿Colaboró Fanta con el gobierno nazi?

No obstante Fanta nació bajo el Tercer Reich, el director de la compañía, Max Keith, no puso a esa marca al servicio del nazismo; no hizo carencia por identificarla simbólicamente con el gobierno, poco que quizás le hubiera reportado más provechos. El hecho de que no estuviera afiliado al partido nazi, y que superase las exhaustivas indagaciones a las que fue sometido detrás la conflagración, lleva a creer que Keith poseía sentimientos antinazis; Asimismo hay indicios de que salvó a varios trabajadores de las garras de la Gestapo.

2-¿Por qué piensa que se creó esta bebida? ¿Era para batallar de algún modo contra EE.UU?

No creo que de esta manera fuera. El objetivo principal bancal extraer un productividad crematístico de las plantas germanas de Coca-Cola que aunque no podían producir esta bebida detrás la entrada en la conflagración de Estados Unidos. Ni se explotó esa dicotomía, aunque que, curiosamente, la marca Coca-Cola no bancal reconocida por los germanos como un símbolo norteamericano. Pero hubiera sido cotilla haber estado presente esa competencia entre las 2 bebidas, como representantes de los respectivos modos de existencia.

3-Los americanos bebían Coca-Cola en el frente ¿Le sucedía lo mismo a los germanos con Fanta?

No me consta que se enviasen al frente envases de Fanta, y es dialéctico que de esta manera fuera. En 1943, la situación bélica iniciaba a ser muy frágil para la Wehrmacht y entre las prioridades no debía figurar el remisión de sodas. En cambio, para los norteamericanos, el que cualquier soldado pudiera contar con aproximadamente opotunidad de obtener una Coca-Cola, y a un precio muy asequible, se convirtió en una prioridad con el objetivo de amparar la casto ingreso.

4-¿Cómo pasó Fanta de ser una bebida germana específico a ser popular a nivel global?

En los años sesenta, con la adquisición de la marca por Coca-Cola y su propagación por el mercado norteamericano se produjo su definitiva internacionalización, difuminando totalmente su pasado. De hecho, pese a ser una bebida de origen germano, nadie identifica a Fanta con Alemania, y casi nada con la Alemania nazi. No obstante, pese a ese origen turbio, Fanta no fue un aparato del Tercer Reich para sufrir a agarradera su política criminal, como sucedió con otras compañías que sí participaron activamente con el gobierno nazi.

Palabras buscadas: